Arrugas faciales

Las arrugas no sólo aparecen en el rostro por el natural proceso de envejecimiento, que puede ser más o menos acelerado de acuerdo a la genética, la alimentación y los hábitos de cada persona. Se producen también por el deterioro de la piel que es sensible a numerosos factores. La exposición al sol y las abruptas bajas de peso están entre ellos, y muy importantemente el hábito de fumar que genera arrugas prematuras al desaparecer el oxígeno y con ello disminuye la circulación de la sangre en la piel de la cara. Este vício además activa movimientos faciales repetidos que contribuyen al nacimiento de líneas y arrugas, especialmente en la zona de la periferia de la boca.