Tendinitis

La Tendinitis es la inflamación de un tendón. Los tendones son gruesas cuerdas fibrosas por las que los músculos se insertan en los huesos. Su función es transmitir la fuerza generada por la contracción muscular para el movimiento de los huesos.

La Bursitis es la inflamación o irritación de una “bursa”, que son pequeñas bolsas situadas entre el hueso y otras estructuras móviles como los músculos, la piel o los tendones y facilitan un desplazamiento suave de estas estructuras.

Tanto los tendones como las bolsas se sitúan próximos a las articulaciones, por lo tanto, la inflamación de estas estructuras es percibida por los pacientes como dolor articular y puede ser engañosamente interpretada como artritis.
Los síntomas de Bursitis y Tendinitis son similares: Dolor y rigidez que empeoran con el movimiento. El dolor puede aparecer incluso por la noche, puede acompañarse de tumefacción local. Prácticamente, cualquier tendón o bolsa del organismo puede afectarse, pero las que lo hacen más comúnmente son las situadas en la proximidad de los hombros, codos, muñecas, dedos, caderas, rodillas, tobillos y pies.

Tanto la tendinitis como la Bursitis son habitualmente procesos auto limitados, si bien pueden ser recurrentes. A diferencia de la artritis, no causan deformidad.

La causa más común de Tendinitis y Bursitis es el daño o sobreuso de estas estructuras durante el trabajo o el deporte, especialmente en paciente desentrenados, que adquieren malas posturas o sobrecargan una extremidad.
Ocasionalmente, una infección de bolsas o tendones puede ser la responsable de la inflamación.
Tanto la Bursitis como la Tendinitis se pueden asociar con otras enfermedades como artritis reumatoide, gota o artropatía soriásica si bien, frecuentemente, se desconoce su causa.

Dolores articulares

El dolor articular puede ser causado por muchos tipos de lesiones o afecciones y, sin importar la causa, puede ser muy molesto.

La artritis reumatoidea es un trastorno auto inmunitario que ocasiona rigidez y dolor en las articulaciones. La osteoartritis es la degeneración del cartílago en una articulación y el crecimiento de espolones óseos, lo cual es muy común en adultos mayores de 45 años y puede causar dolor articulatorio.

El dolor articular también puede ser causado por la bursitis (inflamación de las bolsas). Las bolsas son sacos llenos de líquido que amortiguan y sirven de almohadilla a las prominencias óseas, permitiendo el libre movimiento de músculos y tendones sobre el hueso.

Causas

  • Enfermedades autoinmunitarias, como la artritis reumatoidea y el lupus
  • Bursitis
  • Condromalacia rotuliana
  • Gota (se presenta especialmente en el dedo gordo del pie)
  • Enfermedades infecciosas, tales como:
    • síndrome viral de Epstein-Barr
    • hepatitis
    • influenza
    • enfermedad de Lyme
    • sarampión
    • fiebre reumática
    • Rubéola (sarampión alemán)
    • paperas
    • parvovirus
    • varicela
  • Lesión, como una fractura
  • Osteoartritis
  • Osteomielitis
  • Artritis séptica
  • Tendinitis
  • Esfuerzo o sobrecarga inusual , incluyendo torceduras y esguinces